29 noviembre 2020

Respuesta de las Secciones Sindicales de CNT Ezkerraldea frente a la alarma sanitaria

Desde el inicio de la alarma sanitaria, como en toda crisis, gobiernos, empresas y patronales han intentado que los trabajadores y trabajadoras seamos quienes asumamos los costes, tanto económicos como humanos. Sin embargo, desde el primer momento, desde las secciones sindicales de CNT Ezkerraldea hemos peleado para exigir tanto las medidas de protección necesarias para garantizar la salud de la plantilla como los derechos laborales. A continuación se resumen algunas de las actuaciones llevadas a cabo por nuestras secciones sindicales.

Transportes Ocon

En el centro de trabajo de Correos de Etxebarri, en el cual trabajan los delegados de esta sección, la situación era caótica: multitud de compañeros de baja sin ser reemplazados, falta de información acerca de las medidas de prevención, ausencia de EPIs… Ante la ausencia del encargado y la omisión de sus responsabilidades por parte de la empresa, y sumando la peligrosa situación que están viviendo en Correos estos días, desde la sección sindical de CNT se remitieron a la empresa una serie de exigencias, entre las que constaban el abastecimiento de los EPIs pertinentes y la desinfección de las cabinas de los camiones.

Tras la actuación de la sección sindical, Transportes Ocón comenzó a distribuir mascarillas, guantes, gel hidroalcóholico entre la plantilla, aunque ya le hemos recordado a la empresa que estos EPIs son perecederos y deberá renovarlos con la periodicidad pertinente. De la misma manera, la empresa dio orden al encargado de proceder a la desinfección de las cabinas de los camiones. Sin embargo, a este sujeto, cuya irresponsabilidad ha quedado latente en situaciones anteriores a la alerta sanitaria, no se le ocurrió otra cosa que rociar el interior de las cabinas de los camiones con lejía, encharcándolos y produciendo diferentes fallos eléctricos en ellos, con el consecuente riesgo de sufrir un accidente eléctrico e intoxicación por los vapores de la propia lejía. Estas actuaciones ya han sido recriminadas a la empresa, que junto con una serie de averías que sufren los camiones y que la empresa no parece que tenga intención de arreglar, serán puestas en conocimiento de Inspección de Trabajo en el caso de que no sean solucionadas inmediatamente.

Campsared (Repsol)

A pesar de que al comienzo del estado de alarma la plantilla no contaba con los EPIs necesarios, poco a poco fueron llegando, tal y como les solicitó la sección sindical de CNT, por lo que ahora mismo toda la plantilla cuenta con los guantes, mascarillas y geles hidroalcohólicos necesarios para desempeñar su tarea. Como medida de prevención, la empresa ha asignado un único trabajador o trabajadora a cada estación, realizando su servicio desde el interior del establecimiento. En un principio la empresa comunicó que iba a utilizar el exceso de horas que genera la plantilla para compensar los turnos que no se estaban trabajando debido a la nueva distribución del personal (una persona por estación). Sin embargo, ahora mismo la empresa está obligando a la plantilla a cogerse 10 días de vacaciones para compensar estas horas, lo cual es totalmente ilegal como ha informado la sección sindical de CNT a toda la plantilla. Desde esta sección sindical, además de la actitud de la empresa, ponemos en tela de juicio el comportamiento del sindicato mayoritario del comité de empresa (CCOO), que ante esta situación ha decidido callarse y quedarse a la expectativa de los acontecimientos en lugar de salir en defensa de la plantilla.

Por estos motivos, solicitamos a todas las compañeras y compañeros de Campsared, que en el caso de que la empresa les obligue a disfrutar de sus vacaciones fuera de las fechas inicialmente pactadas, se pongan en contacto inmediatamente con esta sección sindical para ejercer las acciones jurídicas y sindicales correspondientes.

Mediapost

Desde la sección sindical de CNT en Mediapost, desde el primer momento se exigió a la empresa que cumpliera con los protocolos de prevención y se antepusiera la salud de la plantilla a los intereses económicos. Al declararse el estado de alarma, la empresa paró la producción en aquellos puestos de trabajo que no tenían la posibilidad de teletrabajar. La empresa intentó apropiarse de las vacaciones y días de libre disposición de la plantilla, contactando con cada trabajador y trabajadora de manera individual. Ante esto, esta sección sindical comunicó tanto a la empresa como a la plantilla la ilegalidad de este hecho, y su intención de tomar las medidas jurídicas pertinentes en el caso de que se llevase a cabo.

Tras organizar a la plantilla a través de vías telemáticas, ésta mostró su total rechazo a esta medida que pretendía adoptar la empresa, empujando al comité de empresa a mostrar su rechazo. Mientras tanto, la empresa seguía sin comunicar nada de manera oficial y por escrito a la plantilla, por lo que desde esta sección sindical se les comunicó que mientras no indicasen lo contrario, íbamos a asumir los días no trabajados como permiso retribuido. En este momento, la empresa tuvo que echarse atrás y plantear un ERTE por fuerza mayor hasta que el estado de alarma finalizase.

Por último, desde esta sección sindical hemos exigido a la empresa que en compensación por los beneficios generados por la plantilla en ejercicios anteriores, asuma parte del salario que la plantilla no está percibiendo por encontrarse en situación de ERTE.

Limpiezas Lombide

Antes de comenzar el estado de alarma, la sección sindical de Limpiezas Lombide ya se encontraba en conflicto con esta empresa debido a sus prácticas antisindicales, que pretenden deshacerse de nuestras delegadas a través de diferentes artimañas y juego sucio. El origen del conflicto nace en la obligación de algunas trabajadoras a trabajar más horas que las que tienen contratadas, ya que las tareas asignadas por la empresa así lo exigen. Debido al estado de alarma tanto el juicio sobre este hecho como las movilizaciones programadas han tenido que ser aplazas, pero serán retomadas a la vuelta a la normalidad.

A raíz de la declaración del estado de alarma, las trabajadoras han tenido que seguir trabajando ya que el sector de la limpieza fue considerado como esencial. Sin embargo, han tenido que seguir trabajando sin disponer EPIs adecuados y suficientes. Desde esta sección sindical queremos denunciar la actitud irresponsable y chulesca de la empresa, tal y como se puede observar en los hechos descritos a continuación.

En primer lugar, al iniciarse el estado de alarma, la empresa negó la posibilidad de que las trabajadoras recibiesen el certificado para poder desplazarse a realizar su trabajo por vías telemáticas. Esta sección sindical recriminó esta actitud a la empresa, y posteriormente, la empresa anunció por Whatsapp que «habían autorizado» (no sabemos quién o qué) a enviar dichos certificados de manera telemática. ¡Qué casualidad!

Por otra parte, y respecto a los EPIs, la empresa no ha entregado mascarillas suficientes a las trabajadoras. Además, la gerente de la empresa envió un mensaje de Whatsapp a las trabajadoras mofándose de las mascarillas defectuosas que habían recibido por parte de una red de voluntarios y que tendrían que devolver. En ningún momento la empresa proporcionó gel hidroalcohólico o equivalente a las trabajadoras, a pesar de que dentro de sus tareas se encuentran la limpieza de pasamanos, pomos y manillas en las que puede encontrarse el virus. En su lugar, la empresa ha provisto de botellas de «agua ionizada» que fabrican en la propia empresa, que en algunos casos se ha entregado sin etiquetar, por lo que desconocemos su composición, efectos adversos, eficacia, etc. Además, este «agua ionizada» no se encuentra en el listado de productos virucidas autorizados por el Ministerio de Sanidad.

Para rematar la jugada, y con intención de «dar ánimos» al resto de la plantilla, la gerente de la empresa ha enviado varias fotos en el que ella, junto al resto del personal de la oficina, aparecían abrazadas en la puerta de la empresa, incumpliendo las propias recomendaciones de distanciamiento social que la empresa transmitió a la plantilla.

Ecología y Espacio

El estado de alarma ha surgido en medio de la campaña que desde la sección sindical mantenemos exigiendo la readmisión de nuestro compañero Alexis, despedido como represalia a la reclamación de horas extras realizada frente a la empresa. Al comenzar el estado de alarma la sección sindical se puso en contacto con la empresa para solicitarle el material preventivo necesario, ya que en un principio, la plantilla no disponía de ningún tipo de equipamiento para protegerse ante posibles contagios. Este material fue llegando poco a poco, sin embargo, la empresa seguía con actitudes totalmente irresponsables como plantear a los trabajadores asumir las posibles multas derivadas de los desplazamientos de más de 2 personas en los vehículos de la empresa. Tras recriminar esta actitud a la empresa, comenzó a poner más vehículos a disposición de la plantilla.

Sin embargo, a pesar de que la mayoría de la plantilla ha seguido desempeñando su trabajo, Ecología y Espacio registró un ERTE por causas de fuerza mayor que ha supuesto la suspensión del contrato de 21 personas y la reducción de jornada de otras 3. A pesar de esta circunstancia, y de tener varios trabajadores en aislamiento por presunto contagio o haber estado en contacto con trabajadores presuntamente contagiados, la empresa ha ignorado nuestras continuas peticiones de reunión, algo que contrasta con el talante dialogante del que presumen en todos sus escritos.

Desde estas líneas, la sección sindical de Ecología y Espacio queremos denunciar públicamente la actitud de cerrazón de la empresa en esta y otras cuestiones, como las cotizaciones a la Seguridad Social que Inspección de Trabajo le obligó a regularizar, y que la empresa se niega a tratar con el sindicato para aplicarlo a toda la plantilla. Si esto no ocurre, desde esta sección sindical se procederá a seguir denunciando cada caso de manera individual ante Inspección de Trabajo.